Ir al contenido principal

HAY CAMBIOS QUE....

     Cambiar crea incertidumbre. No es fácil cambiar de mentalidad. No es fácil cambiar un hábito, una coducta. Y si este cambio lo llevamos al matrimonio, una relación de pareja, se nos hace espinoso, sobre todo a un catolico.
      Hay cambios que no son cambios, sino más bien son "caprichos", de personas que saben que hay que hacer un cambio y que al final opta  por lo que "piensa", sus gustos, sus intereses. Asi compro el auto que me gusta aunque no tengo como pagarlo; pinto la casa del color que me gusta sin importar la opinión  de la esposa-o; voy al restaurant sin importar las necesidades de mis hijos. Y así sigue la cadena de "caprichos". Hay cambios "forzados", en donde la persona se ve obligada a cambiar. Una diabete hace cambiar tus dietas; un incendio hace cambiar tu casa; un despido de trabajo hace cambiar tus planes. Y asi sigue la cadena de "forzados". Hay cambios "sorpresas" en donde la persona viene sorprendida por una buena o mala noticia, un esposo-a infiel, una hija embarazada, un hijo drogadicto, un divorcio, etc. Y siguen las sorpresas.
     Un matrimonio es como una "caja de sorpresa", en donde cada día es nuevo, en donde cada instante es como un corazón que late y que puede pararse. Hay que estar atento "a los signos de los tiempos" dice Jesus. No podemos estar dormidos. En el matrimonio no se debe estar dormido. No debe dar todo por seguro. El amor es exigente. Muy exigente. Es un niño  que lo exige todo. Para el esposo la mujer debe ser su amiga, su novia, su esposa, su amante. De igual manera el esposo para su esposa. Ahora bien, siempre los conflictos y los problemas estarán como hijos. Son partes de sus vidas, de su matrimonio. Y como ellos ya estan ahí , hay que solucionarlos. Es tarea de ambos cónyuges. Creemos que cuando hay problemas matrimoniales es la mujer quien tiene que solucionarlos. De hecho es ella quien mas busca la solucion. Los hombres somos mas retardados o indiferentes, por nuestro machismo, en eso. No le damos la importancia que amerita. Un problema familiar es de dos. Hay cambios que hay hacer en el matrimonio. Cambios que caen bajo sus responsabilidades. Cuando hay que buscar ayuda es tarea de ambos.
     En sentido amplio existen tres tipos de situaciones conyugales que hay que tener mucho cuidado cuando a cambio se refiere. Veamos:
      -El imposible: es aquella situación  que se da en una pereja que nunca debió de casarse. Confundieron la amistad con amor. Compartian, se divertían...ahora de casado han descubierto que fue un error. Ahora, como regalo, hay hijos. Estas personas no tienen voluntad de hacer cambios significativos en sus personalidades o procedimientos. La inmadurez reina en uno de ellos, o en ambos. No es raro encontrar la neurosis. Por lo pronto se descubre lo sádico, lo brutal, los golpes,los celos. O se descubre la dependencia materna. Como decia un amigo: " es que mi Mamà  me entiende mejor". Mi amigo quería una esposa-madre. Edipo en accion. O una esposa apegada a sus padres, en especial su papá . Quiere que su esposo sea como su papa. En resumen, son personas egocentricas. Sólo piensan en ellas.
      -El personal: es aquella situación en donde la pareja es consciente y realista con sus problemas de personalidad y hace el esfuerzo por alcanzar la meta de un mayor crecimiento emocional. Buscan asesoramiento, se instruyen, van a seminarios, charlas, grupos...En pocas palabras, están abiertas para emprender una acción positiva.
     -La situacional: es aquella situación en donde la pareja son bastantes maduros, razonablemente emparejados en cuanto a temperamento, vivencias, creencias y valores, pero que desconocen técnicas importantes mediante las cuales pueden resolver los problemas cotidianos. Como se suele decir:"se ahogan en un vaso de agua".
     Concluyo diciendo: nunca es tarde para aprender. Los cambios han de hacerse en serenidad, orando, y pensando en el bienestar de la familia. Que es el bienestar de todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

LA TERNURA DE DIOS

San Juan de la Cruz vivió la orfandad al perder a temprana edad a su padre. Esa experiencia de ausencia lo fortalece y al mismo tiempo le abre la mente a lo trascendente y a lo valioso: Dios. Para el santo, Dios se convierte en más que un padre, es la madre cercana, atenta y amorosa. Aquella que guía con amor, que aconseja con amor y que corrige con amor. Dios, cual madre, alimenta a sus hijos con sus propios pechos, les da a beber leche caliente y sabrosa, le da a comer manjar blando y dulce, les lleva en sus brazos y les premia con regalos. Es la revelación del lado femenino de Dios. Queda atrás aquella imagen persistente del Dios de la guerra, de la venganza y de la muerte del Antiguo Testamento.  Un cambio no tanto de Dios sino más del ser humano, de su imagen de Dios, de su relación con Dios. Como dice en uno de sus dichos: Dios no se da del todo a quien no se da del todo. Lo cual nos indica que Dios se revela poco a poco en el ser humano. Siempre   ha formado parte de nuest…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…