Ir al contenido principal

La oracion y el trabajo

    Siempre ha existido un planteamiento sobre la oracion y el trabajo, como si fueran dos enemigos, como si uno es "mejor" y "superior" que el otro. Se llega a respuestas de todos los niveles, cada una desde su situacion personal, su estado de animo, sus intereses e inclinaciones.
    Los de una parte: que si la oracion se ve impedida por el trabajo; que si el trabajo es pretexto para dejar de lado la oracion; que si el trabajo distrae de la oracion; que si el trabajo mira solo a intereres inmediatos y terrenos; que la oracion tiene un valor trascendente, no utilitario; que la oracion es mas eficiente, etc.
    Los de la otra posición suelen expresarse así: que el trabajo ennoblece a la persona; que la oración enajena; que es una ilusión y una fantasía; que Dios ha prescrito el trabajo; que el servicio al hermano es mas agradable a Dios; que la oración es intimista; en fin que en el trabajo y en la relación humana se encuentra a Dios y que por lo mismo el trabajo y la relación son oración.
     Sintetizados: Para unos, la oración y su practica, sirve para excusarse de un trabajo asiduo y de un generoso servicio al prójimo; para otros, el trabajo es pretexto para liberarse de una oración asidua y perseverante y de una búsqueda inmediata del contacto con Dios.
     Y Santa Teresa de Jesús nos da su solución cuando les dice a sus monjas: "Pues hijas mías, no haya desconsuelo. Cuando os trajeren empleadas en cosas exteriores, entended que si en la cocina, entre los pucheros anda el Señor, ayudandoos en lo exterior y en lo interior".
     En resumen: el trabajo no es una excusa para no orar, y la oración no es una excusa para no trabajar. Nunca son enemigas ni son un obstáculos para vivir en Dios y para Dios.



En Jesús vemos que no se dio ningún problema existencial entre la oración y la acción. Vivía en comunión permanente con su Padre y servía asidua y fatigosamente a sus hermanos. El fue el autentico contemplativo en el que se dio la armonía perfecta entre la dimensión vertical y la horizontal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

CARCELES HOGAREÑAS

Es muy penoso y doloroso evidenciar las cárceles en ciertos hogares. Es una cárcel de dos. De un hombre y una mujer. A los hijos no lo involucramos para no extender la reflexión. No podemos quedarnos indiferente ni callado ante una situación que abochorna y humilla. La sensibilidad humana va en decadencia. Cada día se abren nuevas cárceles con nuevas modalidades aplastantes. Y en el mayor de los casos es la mujer la que termina encarcelada. Se le ve como un objeto de uso y abuso. Amor, respeto y cortesía hacia la mujer están anuladas. La violencia se va imponiendo. Cada día hay mas golpes y muertes. ¿Qué está pasando en nuestra sociedad? ¿Hacia donde vamos?

         Hay fallos. Muchos fallos. Falla la educación. Falla el Estado. Fallan las instituciones que deben velar por el bienestar de la dignidad humana. Falla el hogar. Falla el corazón. Hay un vacío profundo y silente que nos va arropando a ser egoístas. Solo se piensa en el YO. Y en un hogar el YO destruye. El NOSOTROS se de…