Ir al contenido principal

La oracion y el trabajo

    Siempre ha existido un planteamiento sobre la oracion y el trabajo, como si fueran dos enemigos, como si uno es "mejor" y "superior" que el otro. Se llega a respuestas de todos los niveles, cada una desde su situacion personal, su estado de animo, sus intereses e inclinaciones.
    Los de una parte: que si la oracion se ve impedida por el trabajo; que si el trabajo es pretexto para dejar de lado la oracion; que si el trabajo distrae de la oracion; que si el trabajo mira solo a intereres inmediatos y terrenos; que la oracion tiene un valor trascendente, no utilitario; que la oracion es mas eficiente, etc.
    Los de la otra posición suelen expresarse así: que el trabajo ennoblece a la persona; que la oración enajena; que es una ilusión y una fantasía; que Dios ha prescrito el trabajo; que el servicio al hermano es mas agradable a Dios; que la oración es intimista; en fin que en el trabajo y en la relación humana se encuentra a Dios y que por lo mismo el trabajo y la relación son oración.
     Sintetizados: Para unos, la oración y su practica, sirve para excusarse de un trabajo asiduo y de un generoso servicio al prójimo; para otros, el trabajo es pretexto para liberarse de una oración asidua y perseverante y de una búsqueda inmediata del contacto con Dios.
     Y Santa Teresa de Jesús nos da su solución cuando les dice a sus monjas: "Pues hijas mías, no haya desconsuelo. Cuando os trajeren empleadas en cosas exteriores, entended que si en la cocina, entre los pucheros anda el Señor, ayudandoos en lo exterior y en lo interior".
     En resumen: el trabajo no es una excusa para no orar, y la oración no es una excusa para no trabajar. Nunca son enemigas ni son un obstáculos para vivir en Dios y para Dios.



En Jesús vemos que no se dio ningún problema existencial entre la oración y la acción. Vivía en comunión permanente con su Padre y servía asidua y fatigosamente a sus hermanos. El fue el autentico contemplativo en el que se dio la armonía perfecta entre la dimensión vertical y la horizontal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…