Ir al contenido principal

CON LA FUERZA DEL ESPIRITU

     San Lucas 4, 14 dice: "Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu". Fuerza da a entender poder. Poder da a entender dominio. Y quien domina gobierna. Es la lógica del mundo. Pero aquí no va esa idea. La fuerza del Espíritu es para amar. Tal es así que Lucas  pone en los labios de Jesús la siguiente frase:"  El Espíritu del Señor esta sobre mí, porque el me ha ungido. Me ha enviado  a anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el ano de gracia del Señor".
     Dos palabras claves, una al inicio y otra al final del párrafo: ungido y gracia.
                    - "me ha ungido".
                    - "para anunciar el año de gracia del Señor".

     La fuerza del Espíritu que Jesús posee es la fuerza del mismo Dios-Padre. No es una fuerza de violencia ni de dominio. Es una fuerza para amar. Un amor que se hace servicio al hermano. Es por lo tanto para crear vida y sostener la vida. De ahí que no cabe nada que vaya a opresión, esclavitud, dolor, muerte. Es un fuerza de hacer justicia desde el amor.
      Es una fuerza del Espíritu que nace de la filiación a Dios. Jesús Hijo. Es el Hijo ungido. Y la unción es dar poder y realeza. No es una unción para si mismo, para lucrarse de ello. Es una unción para dar gratuitamente tal como la recibió. Es ungido para una misión sin paga, sin honor, sin fama. Y esta misión es siempre en favor del desprotegido, del frágil, del ignorado, del que se reconoce pequeño, pobre.
     A partir de esa misión, sacando al ser humano de la mazmorra existencial, conduciéndolo a la luz, a la libertad, a la dignidad es que se convierte en una grata acción de gracia al Padre que se ha dignado en hacernos participes de su vida de amor.
     El "año de gracia" es cualquier día que el ser humano se disponga a ser ungido y de este modo recibir esa fuerza del Espíritu  con sencillez, como hijo. Esta unción se muere cuando la secuestramos para nuestro propio intereses, cuando no la ejercemos en favor del necesitado.
   

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…