Ir al contenido principal

HAZME SABER..DONDE...

     No hay matrimonios perfectos ni hogares perfectos porque simplemente no existen personas perfectas. Estamos en un constante camino de perfección, de mejorar, de convertir nuestra vida en un problema o conflicto menor. La comunicación en el matrimonio busca un nexo entre dos seres imperfectos, de armonizar las virtudes y los defectos, los puntos de vistas diferentes, las necesidades de cada uno, los sueños y metas. Ambos, hombre y mujer, buscan que se le aprecie y confirme su identidad, que se le valore como ser distinto y autónomo, y  que se le brinde reconocimiento, aprobación y afecto.
     Hazme saber que piensas, a donde vas, que haces, que necesitas....no es más que el diálogo franco y sincero de la persona que busca la perfección y la armonía del matrimonio y del hogar. Ambos, hombre y mujer se casaron para vivir a profundidad el amor. Se casaron con la idea de un amor para siempre. Y de un momento a otro descubren de que se casaron sin estar preparados para todos los eventos de la vida. Que se necesita fortalecer el amor, purificar el amor, disciplinar el amor. El amor necesita armonía y para eso hay que aportar disposiciones que vaya haciendo la convivencia mas profunda. No se trata de imposiciones sino de comunicación. El aporte de cada uno es un elemento esencial en el amor. Se puede decir, por lo tanto, que el éxito de un matrimonio depende en gran parte de la profundidad de la comunicación entre los dos cónyuges.
     Nuestra sociedad adolece de la profunda comunicación .No es extraño pues encontrarnos parejas que no dialogan, y peor aún, que no saben comunicarse bien. Se pelean, se insultan por lo más simple. Vociferean delante de niños, en las calles, en toda parte. No se respetan ni respecta al que está a su lado. La agresividad se impone. El amor...el amor no se ve ni con la lupa. Hombre y mujer se acusan y se juzgan. Muchas veces se refugian en sus propias familias, en su papi y en su mami, o en la compañía de sus amigos, en el alcohol, etc. Como consecuencia, muchos esposos viven años juntos sin conocerse verdaderamente. Muchos se limitan a las relaciones sexuales y al cumplimiento de sus deberes económicos. Casarse es más que sexo, es comprometerse a vivir a plenitud el amor. Un amor que implica poner todo en común: los recursos humanos y financieros, los ideales de la vida, las alegrías y sufrimientos mas íntimos. Como dice el Cantar de los cantares:
                                                                      "Hazme saber, amado de mi alma,
                                                                        donde apacientas el rebaño,
                                                                        donde lo llevas a sestear a mediodía,
                                                                        para que no ande yo como vagabunda,
                                                                        tras los rebaños de tus compañeros" (1,7).

     La comunicación se hace una aliada insustituible en el matrimonio. Se crece mutuamente y se rompe con el egocentrismo y los egoísmos. SE purifica la inseguridad, la infidelidad. Se aprende a compartir, a sastifacer las necesidades del compañero(a), a compartir los proyectos, las dificultades...No se trata solo de hablar sino también de escuchar, de poner oído y atención. Es ser afectivo, abierto y comprensivo. La comunicación no sólo  de palabras, sino también de miradas, sonrisas y gestos.
      Y recuerda que: Tu esposa es tu mejor amigo, tu casa es el mejor lugar del mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…