Ir al contenido principal

GRITO PROFETICO

     Todo bautizado es un profeta. Al menos, en la practica, debería ser así. El profeta no es aquel reducido a alguien que denuncia, que lanza un grito para llamar la atención. Tampoco como aquel que simplemente se lamenta de las calamidades, las injusticias, las opresiones. El profeta es mas que eso. Es una persona de buenas noticias. Ofrece cambio. Un cambio de superación y liberación. Es una persona que capta la voz de Dios y la voz del ser humano. Busca la armonía entre ambos. Es la voz de Dios que llega hasta la puerta del hombre. Voz que ha de ser escuchada en el silencio interior. Voz que penetra y transforma todo nuestro ser.
     San Juan de la Cruz es un profeta. No solo por ser un bautizado, sino porque también capto el desenfoque del ser humano. No podía quedarse de brazos cruzados ante la angustia, la desorientación y el desequilibrio espiritual y psicológico que padece el que busca a Dios. Las noches del hombre están llamadas a ser luces. El hombre tiene que salir de su existencia horizontal e intramundana que le tiraniza, que le impide ser auténticamente hombre. Es un grito a lo interior, espiritual. Un grito a no verte como una simple criatura, sino como un hijo de Dios. Es un grito exterior, social, en donde la sociedad esta dormida en sus afanes, en el poder opresor, en el gozo efímero y cruel. Es un grito a vivir, a superar lo que nos debilita y conduce a la muerte. Es un grito a recuperar la integridad y la identidad, al estilo de Jesús, con valor y entusiasmo. No es huyendo al problema, al dolor ni a la muerte, sino mas bien asumiéndolos y enfrentándolos desde la fe.
     Para San Juan de la Cruz ningún desorden, incluido el pecado, puede anular ni suprimir la tendencia innata del hombre a buscar la comunión con Dios. El alma del hombre esta intacta a pesar del pecado original y del desorden de la naturaleza humana. Dice, "esta tan perfecta como Dios la creo"(1 S 9,3). Por el desorden la unidad del hombre quedo afectada y desequilibrada pero no su ser mas profundo ni su tendencia a Dios.  La "imagen de Dios" ha quedado impregnada en el hombre, que jamás sera borrada por nuestras terquedades. Jesús, en su amor redentor, restablece a pleno nuestro ser. Dios envía a su Hijo como esposo para "rescate de la esposa" y transfórmala conforme a su imagen, tomando sobre si "sus fatigas y trabajos, en que tanto padecía; y porque ella vida tenga, yo por ella moriría"(R 7). Acto que se realizo "debajo del manzano", es decir la cruz. Ahí fue la boda de Jesús con la humanidad.
     El grito profético de San Juan de la Cruz suena fuerte, de noches, sequedades, desprendimiento...pero su grito final es esperanzador, lleno de gozo, de vida. No hay resurrección sin cruz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

LA TERNURA DE DIOS

San Juan de la Cruz vivió la orfandad al perder a temprana edad a su padre. Esa experiencia de ausencia lo fortalece y al mismo tiempo le abre la mente a lo trascendente y a lo valioso: Dios. Para el santo, Dios se convierte en más que un padre, es la madre cercana, atenta y amorosa. Aquella que guía con amor, que aconseja con amor y que corrige con amor. Dios, cual madre, alimenta a sus hijos con sus propios pechos, les da a beber leche caliente y sabrosa, le da a comer manjar blando y dulce, les lleva en sus brazos y les premia con regalos. Es la revelación del lado femenino de Dios. Queda atrás aquella imagen persistente del Dios de la guerra, de la venganza y de la muerte del Antiguo Testamento.  Un cambio no tanto de Dios sino más del ser humano, de su imagen de Dios, de su relación con Dios. Como dice en uno de sus dichos: Dios no se da del todo a quien no se da del todo. Lo cual nos indica que Dios se revela poco a poco en el ser humano. Siempre   ha formado parte de nuest…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…