Ir al contenido principal

LO QUE DIOS HA UNIDO

Los Fariseos siempre atentos para usar su trampa, su látigo y su ley. La gente le importa menos que la ley. No hay amor ni compasión, sólo  hay ley en su mente. La salvación es medida por el cumplimiento de la ley. Pero un cumplimiento conforme a su modo de ver y entender la ley. Jesus se convierte en su blanco de ataque. Lo ven presa fácil: hombre de poblado pequeño, donde la ignorancia es su tesoro, donde la pobreza raya en la miseria...Delante de ellos todo es insignificante, sin valor y trascendencia. Y Jesus será  su víctima de ataque.
San Marcos 10,2-16 con todo su realismo nos narra  el acercamiento de los Fariseos a Jesus. Un propósito: ponerlo a prueba. Hoy diríamos ponerle una brasa ardiendo. Quizá para humillarlo. Quizá para divertirme un poco. Quizá para hundirlo y acabar con su persona y doctrina. El matrimonio, plato fuerte en la sociedad de Israel. Y la pregunta brota desde lo profundo de la ley:"¿Le es LICITO a un hombre divorciarse de su mujer?" Pero Jesus también va a lo profundo y contraataca con otra pregunta:" ¿Qué  le ha mandado MOISES?" Ellos, experto en la ley responden:"Moises permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio".
Ellos, nos imaginamos que alzaron su cuello blanco con orgullo, con tanta sabiduría y hombría esperarando la respuesta de Jesus. Lo tenían en su jaula. Sin embargo Jesus les sorprende con un sustancial ataque a su ignorancia: "Por vuestra terquedad dejó escrito Moises este precepto". El reproche parece que fue tan certero y directo que ellos quedaron mudos. Por sus venas no era ya sangre lo que transitava, sino un hielo frío. Y más aún cuando Jesus le dijo:"Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre".
Es triste ver tanta ignorancia sobre el matrimonio. Más triste ver el poco volor concedido a la mujer, donde viene tratada como un objecto de poco valor, o un ser a la igual que un animal, incluso hasta de menos valor que un camello. Recurrir a la ley de Moises para repudiar a la esposa  "por algo feo", o por una infedilidad o porque dejó quemar el pan,o poque era estéril, o porque no le daba un hijo varón...es realmente de mente pobre. Sin embargo Jesus vuelve a la ley originaria puesta en la naturaleza, según la cual "el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán dos en una sola carne".
 Jesus nos hace ver que Dios siempre ha querido la unidad,el complemento, la compañía, el matrimonio. No un dominio ni un señorío de uno sobre el otro. Que no se trata de una relación de animales, sino de seres humanos. Y más aún de un hombre y una mujer. Es la invitación a vivir una relación de realización y gozo. De ahí  que la única relación plena, satisfatoria, regocijante y que produce frutos y que Dios nos hace partícipe de unirnos a El en la creación, es la relación con quien es igual a él, "carne de su carne". Y el grado máximo de esta relación es la relación matrimonial del varón y la mujer. Por lo tanto, en el deseo de Dios está además de la  amistad, el compañerismo, una relación afectiva y efectiva , la institucionalidad del matrimonio y de la familia. Ambas son naturales y gozan del beneplácito de Dios. El matrimonio nos une a Dios y a su plan de convertirnos en su gran pueblo.
El matrimonio encontrará oposición y fuerzas que se opondrán a su unidad. Pero el amor profundo y auténtico harán surgir recursos y energías para promoverlo y defenderlo. Jesus levantó  su voz contra los sabios Fariseos. El nos dio el ejemplo de la total entrega, del total amor y de total perdón. Con todo respeto y caridad,cualquier otra relación será  otra cosa, pero no matrimonio. El matrimonio es muy sagrado y serio para que se reduzca en simple papel o en una convivencia porque dos o tres lo quieran ver, presentar y vivir de otra manera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…