Ir al contenido principal

VIVIR EN DIOS ES VIVIR

"El reino de Dios se parece a un grano de mostaza que TOMÓ  un hombre y lo SEMBRÓ  en su campo, y con ser la más PEQUEÑA de todas las semillas, cuando ha CRECIDO es la más grande de todas las hortalizas y llega a HACERSE un árbol, de suerte que las aves del reino vienen a anidar en sus ramas" (Mt 13,31-32)

                 TOMÓ: ¿qué  tomó ? ¿De dónde  lo tomó ? ¿Y para qué y por qué  lo tomó ?
                 SEMBRÓ: ¿qué  sembró? ¿dónde  lo sembró?
                 TAMAÑO: pequeñez, humildad, sencillez, conocer su condición.
                 PROYECCIÓN : hacerse grande, un árbol.

La vida que poseemos, ese grano de mostaza, ese germen crece en el espíritu y desde el espíritu. "Lo nacido de la carne es carne, pero lo nacido del espíritu es espirito" (Jn 3,6). Podemos y necesitamos NACER de nuevo. Y vivir desde esa hondura de nuestro ser esencial. Nuestro ser lo tomamos de Dios, lo sembramos en la realidad, en la historia, en el día a día. Su crecimiento o no está  en nuestras manos, en nuestras decisiones y motivaciones. Si la mostaza se mantiene unida a su origen, a Dios, crecerá, y su vida serán ramas para que las aves, las personas, cercanas y lejanas, se aniden, se sientan protegidas y descansadas.

Hemos de vivir desde el espíritu  y transformar y vitalizar nuestros gestos, nuestros pensamientos, trabajos y actitudes con la vida. Ser ramas de acogidas, de paz y amor.
Hay que vivir enraizado en el único manantial de vida, de luz y amor, que es Dios.

El sufrimiento más grande del ser humano es haber perdido la conciencia, la cercanía y la vivencia de su país de origen: DIOS. En definitiva, todos los desajustes de la personalidad del hombre, todas sus caídas, errores y temores pueden remontarse hasta este originario sufrimiento y encontrar en el su causa.

Por el contrario, podríamos decir que el ser humano encuentra su profundidad, su armonía y plenitud en la experiencia de Dios. Porque la vida de mi vida es Dios, y el centro de mi centro es Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA TERNURA DE DIOS

San Juan de la Cruz vivió la orfandad al perder a temprana edad a su padre. Esa experiencia de ausencia lo fortalece y al mismo tiempo le abre la mente a lo trascendente y a lo valioso: Dios. Para el santo, Dios se convierte en más que un padre, es la madre cercana, atenta y amorosa. Aquella que guía con amor, que aconseja con amor y que corrige con amor. Dios, cual madre, alimenta a sus hijos con sus propios pechos, les da a beber leche caliente y sabrosa, le da a comer manjar blando y dulce, les lleva en sus brazos y les premia con regalos. Es la revelación del lado femenino de Dios. Queda atrás aquella imagen persistente del Dios de la guerra, de la venganza y de la muerte del Antiguo Testamento.  Un cambio no tanto de Dios sino más del ser humano, de su imagen de Dios, de su relación con Dios. Como dice en uno de sus dichos: Dios no se da del todo a quien no se da del todo. Lo cual nos indica que Dios se revela poco a poco en el ser humano. Siempre   ha formado parte de nuest…

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…