Ir al contenido principal

LA MANIPULACION

     Hace unos dias vi esta palabra en un libro que leia. Me llamo la atencion. Se oye decir del arte de manipular. Aunque no esta en Hollywood este arte, pero si esta en las calles, en la politica, en la religion, en la familia. Yo diria que en todo, hasta cuando pedimos a Dios en nuestras oraciones. Y mas aun, manipulamos hasta nuestra conciencia cuando queremos realizar lo que nos "apetece". Es un manipular de "mente", "ideas", "pensamientos" y que busca un objetivo, un interes, un beneficio personal.
     Las relaciones humanas, la interacion, se basa en la manipulacion. La madre que manipula al hijo para que tome su leche, el nino que manipula a su madre para no realizar sus tereas o deberes. Y se va formando una cadena hasta el final de nuestra vida. Nos movemos en el tren de la manipulacion. Y surge el gran problema: quien esta autorizado o no a manipular? Quien forma a los manipuladores?
     Hay profesionales manipulando, que se sienten con todo el derecho de hacerlo. No les importa a quien tenga que manipular con tal de hundir, aplastar y humillar al otro. Se creen con el derecho de cambiar a los demas, nunca a si mismos. Solo defienden sus criterios, sus derechos e intereses. No piensan en las consecuencias de los demas ni en sus sentimientos. No piensa en el valor del otro ni en su situacion personal. El otro sera siempre un "nadie". Una piedra a pisar. El otro solo existe para ser manipulado. Su dignidad no vale nada.
     Ante un manipulador solo queda tener una conciencia despierta/atenta. No se debe aceptar el ser manipulado. Nadie tiene derecho a desvaluarme como persona, ni a herir mis sentimientos y mi autoestima. No puedo ni debo dar licencia para que me manipulen. La manipulacion es el gran enemigo de la interacion. Una relacion, de la indole que sea (amistad-noviazgo-matrimonio-profesional...), que este basada en la manipulacion no es mas que una esclavitud. Tiene que darse el mutuo respeto para que la relacion sea sana y avance hacia la plenitud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…