Ir al contenido principal

RAZON Y FE EN LA ESPIRITUALIDAD

      La espiritualidad al ser una experiencia personal se encuentra con el dilema de seguir a la fe o a la razón, a la ciencia o la creencia religiosa. Que han existido y existen partidarios de una y otra tendencia. Son presentados como los dos grandes rivales, los grandes antagónico. Veamos con objetividad ambas tendencias:
           Tendencia fe: -lo espiritual es camino del Espíritu.
                                  -no puede iluminarse la vida si no es desde el mismo Espíritu.
                                  -la ciencia, la razón...no tienen cabida.
                                  -sólo  los espirituales deben y pueden entender las cosas del Espíritu.
           Tendencia razón:  -lo espiritual es competencia de la razón-ciencia.
                                         -lo espiritual es humano.
                                         -el Espíritu necesita de las mediaciones humanas.
     Ambas tendencias deben quedar en un pasado. Así lo expresa el Vaticano II cuando nos exhorta a estar abiertos a todas las mediaciones a traves de las cuales nos habla el Espíritu, ya que "el Espíritu de Dios preside la evolución de los tiempos" (Gs 26). Ambas tendencias deben evitar el extremismo, y a la vez tomar conciencia de que ambas necesitan la misma base, el Espíritu. Ya que sin Espíritu no hay espiritualidad ni ciencia.
     Hoy día el antagonismo se ha ido superando, así lo podemos observar en la práctica médica, en la tecnología, en la física, la psicología...Puede decirse con naturalidad que las ciencias humanas han ido recuperando terreno en la vida espiritual. No han sido ignoradas a la hora de construir la teología, en concreto la teologia espiritual. Ese olvido o divorcio nos atrasó mucho, y por ende nos empobreció. Entre ambas tendencias existió muchos recelos y miedos. Hoy, aunque queden cenizas, el diálogo franco ha ido cerrando brechas.
     No hay que temer cuando se anda en la verdad y cuando se busca la verdad. Vivir con la mente llena de viento y de paja nos deshumaniza. Santa Teresa insistía  a sus religiosas en tener confesores letrados y de profunda vida espiritual. Y ella era consciente de que no era fácil conseguir ambos talentos, de ahí  que se inclinaba por el doto/sabio que podia errar pero no engañar.
     El creyente, más aún el teólogo entiende que Dios habla por personas humanas y para personas humanas. Que el uso de la razón no excluye la fe, y que la fe debe abrirse a la razón. Así lo expresa la Gaudium Spes cuando confeso que "la Iglesia necesita de modo muy particular la ayuda de quienes, por vivir en el mundo, sean o sean creyentes, conocen a fondo las diversas instituciones y disciplinas y comprenden con claridad la razón íntima de todas ellas" (GS 44).

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…