Ir al contenido principal

HACIA DIOS CON CONTROL

     No se si ha existido o existe una persona equilibrada. Pues no ha existido ni existe la medida ni la balanza para hacerlo. No existe una psicología exacta. Cojeamos de algo o nos falta un tornillo. Ni los mismos santos lo fueron. Pero esto no nos derrota en la búsqueda de lo mejor, de querer crecer y madurar más . Y ellos son un testimonio de superación que nosotros podemos aprovechar. 
     Los catolicos sabemos del llamado a ser santos. No es lo mismo que decir "creer en Dios". Creer  en Dios no es sinónimo de querer ser santos, pero querer ser santos si es sinónimo de creer en Dios. Me explico: conozco de traficantes, abortistas, politicos...que dicen creer en Dios, pero en la práctica  no creen en la vida, en el amor, en el perdón, en la gente, en la Iglesia...En cambio,los que buscan ser santos si dejan un rastro de que creen en Dios. Todo su caminar, su esfuerzo y entrega lo impulsan a obrar conforme a su creencia en Dios. Son personas de bien, pero no un cualquien bien, sino al bien de la caridad, al ágape cristiano. No se trata de un simple vivir haciendo el bien al margen de Dios ni de la comunidad fundada por Jesus. No se trata de bien politico, social, sino un bien porque Dios nos lo pide desde su amor entrañable.
     El catolico sabe que hay que tener control de su vida. Que para lograr el control comienza abandonando todo aquello que le aparta de Dios. Tiene que abandonar controles internos como externos. Internos como su yo, su egoísmo, sus ideas, conceptos...para abandonarlos en Dios, y así su ser se vitalice y brille en el de Dios. Externos como sus cosas, la misma gentes, sus seres queridos...para recuperarlos y poseerlos desde Dios. Es aprender a vivir en fe, en la incertidumbre, mantenerse sin miedo en la cuerda floja, en el filo de la navaja, lejos del apasionamiento y la indiferencia, recuperando el centro: DIOS. Vivo en Dios y para Dios. Todo lo creado es mio en la medida en que soy de Dios. Por lo tanto, lo amo y lo respecto como si fuera el mismo Dios.
     A nivel emocional cuando perdemos el control es que estamos desequilibrados y no podemos dominar nuestros impulsos. La agresividad se proyecta hacia los otros pero el verdadero destinatario somos nosotros mismos. La gran lucha es más  interna que externa. Si conocemos nuestras debilidades ya hemos dado nuestro primer paso para llegar al equilibrio y obtener el control. Un desiquilibrio emocional hace que nuestra vida espiritual se retrase. Nos convertimos en prisioneros de "devociones a bobas", peregrinaciones sin raices, ceremonias vacias. El fanatismo se hace presente. Y el fanatismo es peligroso y dañino. Convierte al ser humano en una vela sin velero. Se abren grietas difíciles  de cerrar.
     El desorden psíquico y espiritual nos están indicando que no hay control. Hay que buscar ayuda adecuada. Si deseamos entrar "más  adentro, en la espesura" tenemos que darle armonía a  todo nuestro ser. Como dice San Juan de la Cruz: "Amas tú, Señor, la discreción, amas la luz, amas  el amor sobre las demás operaciones del alma"(Dichos de luz y amor #2).
   

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…