Ir al contenido principal

OBSERVA Y REFLEXIONA

        En los escritos de San Juan de la Cruz es muy frecuente encontrar las expresiones: "TODO" y "NADA". Desde su experiencia nos intruduce en ese laberinto de lo que realmente "llena" y "realiza" al ser humano. No todo llena, no todo realiza, no todo nos da lo que realmente necesitamos. El ansia de "más" parece insaciable. Nos encontramos en frente a nuestros deseos, ambiciones, vanidades... Y al mismo tiempo nos encontramos con nuestras "meajas", pobreza, necesidades y sufrimientos. ¿Qué hacer? ¿Cómo  prodecer?
      La respuesta está en nuestro INTERIOR. Así como se observan las cosas exteriores hay que observar las interiores. Hay que detenerse un instante, parar nuestro caballo y reflexionar. ¿Quién  conduce mi vida? ¿YO? ¿EL caballo?¿La calle? ¿La gente?¿La tienda? ¿La fama? ¿La publicidad?...Y es triste observar de como nos dejamos arrastrar, incluso hasta el suicidio, por obtener un bien material, de lo cual ya no sería un bien, sino un mal. Creamos una auténtica guerra en el supermercado, las tiendas...Peleamos, discutimos, nos miramos con recelos. No se soporta que el otro esté  bien, que tenga su último  carro, su último  zapato. Nos crea un problema psíquico, nos hace sentir peor, de bajo nivel e inferior. Y es aquí, precisamente, en donde tenemos que detenernos para observar y reflexionar sobre nuestra vida, porque de lo contrario vamos a crear un gran "incendio" en nuestro interior capaz de destruirnos. Nerón incendió Roma, tu puedes encender lo más valioso que posees: tu vida. Este "incendio" es lo que hay que evitar para que no destruya grandes bienes: tu vida, la familia, la comunidad...
     San Juan de la Cruz insiste en que ningún bien material sea causa de la miseria interior, de ninguna pena y muerte. Que ningún bien material sea causa de tristeza y que sea tan fuerte como para apagar y sacar nuestra alegría interior. El vivió la pobreza, vio gentes adineradas, ambiciosas, tacañas y duras, inmisericordes, sin alegría en el corazón. Por eso, con toda verdad afirma: "aúnque todas las cosas se le rían al hombre y todas sucedan prosperamente, antes debe recelar que gozarse, pues en aquello crece la ocasión y el peligro de olvidar a Dios" (3 S 18,5).
     Los bienes materiales no son el "TODO", Dios es el "TODO". Los bienes materiales son "NADA" comparados con DIOS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…