Ir al contenido principal

Oracion comunitaria

     
En la primitiva comunidad cristiana la ORACIÓN en COMÚN era un distintivo especifico. Se nos dice que "Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles y en la comunidad de vida, en el partir el pan y en las oraciones...A diario frecuentaban el templo en grupo; partían el pan en las casas y comían juntos alabando a Dios con alegría y de todo corazón, siendo bien vistos de todo el pueblo" (Hech 2,42-47).

     Seguramente los primeros cristianos aleccionados por los apóstoles tuvieron en cuenta la insistencia de Jesús de vivir unidos. Una sola familia en Jesús. Un solo corazón, un solo sentir, una sola celebración. Penas y alegrías para toda una gran familia.

     También recordarían la forma de orar que enseno el Maestro a sus discípulos. El Padre nuestro es una plegaria claramente comunitaria. No podían referirse a Dios en singular, sino en grupo, en plural.

     Aparece evidente que ellos tuvieron la costumbre de ORAR y de JUNTARSE a hablar de Dios y a hablar con Dios. Y que el momento culmen y pleno de la oración era el partir el pan. Y que en torno al pan estaba la celebración con alabanzas. Como dice San Pablo: con salmos, himnos y cánticos "cantado y salmodiando al Señor en vuestros corazones, dando siempre gracias por todas las cosas a Dios Padre, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo" (Ef. 5,18-20).

    Es grandioso pues, notar esa comunión, esa participación en las experiencias de la fe. Y era una celebración en la Iglesia, en el seno de la comunidad, y que se extendía hasta los hogares. En otra palabra, una celebración de vida y para la vida, una celebración extendida más allá del templo, abierta al mundo. Era proclamar a Jesús en cada rincón, más allá de nuestro interior, más allá de la institución eclesial. Era abrirse a toda la creación, a todo ser humano. Por tal razon somos Iglesia católica, universal.




     Podemos decir, que la oración de mi Yo, delante de Dios, se expresa como "oración personal", y que desde mi Yo, en comunidad-grupo, se expresa como "oración comunitaria", y finalmente, mi Yo, como Iglesia, se expresa como "oración litúrgica y comunitaria".

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

LA TERNURA DE DIOS

San Juan de la Cruz vivió la orfandad al perder a temprana edad a su padre. Esa experiencia de ausencia lo fortalece y al mismo tiempo le abre la mente a lo trascendente y a lo valioso: Dios. Para el santo, Dios se convierte en más que un padre, es la madre cercana, atenta y amorosa. Aquella que guía con amor, que aconseja con amor y que corrige con amor. Dios, cual madre, alimenta a sus hijos con sus propios pechos, les da a beber leche caliente y sabrosa, le da a comer manjar blando y dulce, les lleva en sus brazos y les premia con regalos. Es la revelación del lado femenino de Dios. Queda atrás aquella imagen persistente del Dios de la guerra, de la venganza y de la muerte del Antiguo Testamento.  Un cambio no tanto de Dios sino más del ser humano, de su imagen de Dios, de su relación con Dios. Como dice en uno de sus dichos: Dios no se da del todo a quien no se da del todo. Lo cual nos indica que Dios se revela poco a poco en el ser humano. Siempre   ha formado parte de nuest…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…