Ir al contenido principal

VIVIR ES...

VIVIR

La vida nos asusta y nos sorprende. Nos agobia y nos llena de momentos felices. Es un dia a dia real Un camino entretenido o aburrido, triste o gozoso, de triunfos y fracasos, corta o larga.
O se vive a plenitud, o se vive como victima. Mas que vivirla nosotros, ella nos vive. No sabemos vivir. No es extrano que vivimos con miedo, con sufrimiento. Huimos de ella. Y por mas que huyamos, siempre la encontramos, porque siempre la llevamos con nosotros mismos
 La vida en teoría no existe. Existe tú, existe yo, nosotros. Existe nuestra propia vida y nuestro modo de verla, entenderla y vivirla. No está fuera de mí, está dentro de mi. Y soy yo el que puedo mirarla, observarla, descubrirla, desarrollarla y hacerla crecer en todos sus aspectos y posibilidades.

Mi vida no está bien escrita, no tiene su historia fuera de mi. No está  programada. La escribo yo porque la vivo yo. Soy su redactor.
Aprender a vivir, desde la profundidad de mi ser, es la tarea de cada instante.  Es a mí que me compete desarrollarla y potenciarla, con mi enfoque y mis valores. Mi ansia de vivir me lanzara a buscar infatigablemente mis más profundas aspiraciones. Esta en mí el ser feliz o no serlo. Las circunstancias no deben ser la pared que me detenga para alcanzar la meta.

Vivir no se trata de tener, poseer, sobresalir, acumular. Sería  un pobre vivir. Es aspirar a lo sublime y trascendente. A lo que no es limitación ni temporalidad. Es a lo eterno, lo que no perece ni muere. Vivir es vivir en las raíz, en la fuente: DIOS.

El hombre no ha nacido para morir, sino para vivir. Muchas veces nos desanimamos ante nuestra realidad. Sabemos de nuestra fragilidad, de nuestras caídas , de nuestros fracasos. Pero sabemos también de nuestras fuerzas interiores, de la capacidad que nos ha dado Dios para caminar con animo, con entusiasmo y alegría. Sabemos de esa capacidad que Dios nos dio para amar. Y el amor es un poder. Un poder que transforma lo débil en fuerte, lo triste en gozo,  la derrota en triunfo.  El amor nos ayuda a vivir en profundidad, en armonía  y plenitud

Se hace necesario despertar esa fuerza del AMOR. Esa fuerza interior que nos impulsa a vivir, a ser felices. En donde podamos encontrar la satisfacción a todas las exigencias y aspiraciones de nuestro ser. La paz, la felicidad, la armonía la llevamos escondida en nuestro interior. Es un manantial que necesita correr, que necesita bañar todas nuestras facultades, toda nuestra existencia. Y en ese manantial la presencia vital es Dios. El constituye nuestra auténtica  vida. Descubrirlo, abrirnos a El, hacernos transparentes a El y vivirlo cada día constituyen la plenitud de nuestra realización . Nuestro vivir será un vivir en Dios y desde Dios. 

Desde Dios nuestra vida  se transforma y vitaliza: nuestros pensamientos, nuestros gestos y palabras, nuestros actos, nuestras actitudes...van a encontrar su razón de ser. Es ser "imagen y semejanza " de Dios. Es llegar a ser "hombres de Dios", es llegar a ser "hijos de Dios", la "niña de sus ojos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCONSCIENTE ESPIRITUAL

Una joven señora paseaba a su hijo de 5 años por el parque. El niño se veía radiante, lleno de gozo. No paraba de brincar, correr y cantar. Indudablemente estaba feliz. La madre se me acercó y me dijo:"Este niño tiene más energía que una batería de camión".
     No es complicado observar en el ser humano la "energía". Mi abuela siempre me decía: "Muchacho ponte la pila". Me indicaba con esto que me pusiera en acción. Y es preocupante observar a alguien sin energía, apagado, decaído. Es señal de enfermedad, dolor, sufrimiento, muerte. Cuando alguien no quiere hablar, sonreír, saludar, comer, etc. preocupa, más aún si es un niño o un anciano, dado la fragilidad que poseen.
    El ser humano posee tres niveles de operaciones que le hacen diferenciar de los animales:
        1- Nivel corporal: Nuestro cuerpo, aún teniendo similitudes a primates antropoides, es diferente. Desde la aparición del hombre nunca se ha comprobado un cambio, una evolución, que co…

EL EXILIO DE JESUS Y MOISES

La época del destierro fue la época más dolorasa para Israel. Implicó esclavitud, maltrato, dolor, humillación, vivir en tierra ajena. Y ahí  estaba Moises, en esa historia triste y cruel. Pero también el mismo Jesus, aunque a otro nivel, experimentó esa dolorosa realidad. Eran horas tristes para todos. Jesus aceptó en plena docilidad los planes del Padre, las dificultades y privaciones de la condicion del israelita desterrado.

    Hay que ir más allá del aspecto geográfico, social y económico que implica ser exiliado.Hay que traspasar el texto y fijarnos en lo hondo, en la vivencia interior de un desterrado. No es hacer una "imaginación" y quedarnos en un cuento de hada, lleno de encantos, heroes y milagros. Es ir al dato de la realidad, es ir a la persona concreta, al pueblo concreto. Y en esa realidad vemos a Moises, Jesus, Maria y Jose...todo Israel.

    Un error en el cual se suele caer cuando se habla de exilio es pensar en pobreza y miseria, en abandonados y mendigos. A…